Tuesday, June 24, 2008

Dexter, o Cómo aprendí a amar al asesino!


Dexter, Dexter, Dexter....

Hoy quiero hablar de una de las mejores series de suspense de la historia de la televisión.

Y me atrevo ha emitir tan radical juicio porque esta serie se enmarca dentro de la edad de oro de las series de televisión que, por fortuna, nos está tocando vivir.

Si nuestros padres o abuelos pudieron disfrutar de la gran época dorada del cine, en la que brillaban con luz propia grandes directores como John Ford, Orson Welles, John Huston, Billy Wilder, David Lean, Alfred Hitchcock, etc. Nosotros tenemos el privilegio de estar inmersos en la gran ola de la ficción televisiva.
Gracias a cadenas americanas como HBO (Los Soprano, Six feet under), Showtime (Dexter, Weeds), ABC (Lost, Boston legal), Fox (Simpsons, Futurama) o NBC (The Office, My name is Earl) podemos disfrutar de la mayor calidad, en cuanto a ficción se refiere, de toda la historia de la televisión.

Pero de entre todas estas grandes series mencionadas, quería destacar la que para muchos es la mejor serie del 2006: Dexter.
Parece que Cuatro va a empezar a emitirla a partir de este miércoles. Sin duda es un gran acierto, aunque siempre tendrá el handicap de no verse en idioma original (la voz de Michael C. Hall, que hace de Dexter, está fatalmente doblada, al igual que pasa en "Six Feet Under") y de que el nivel intelectual del espectador medio de television en España seguramente imposibilitará su mayor difusión.
Me gustaría saber las cifras de audencia que obtiene la serie. En EEUU ha sido un éxito durante dos temporadas. En España, el país donde triunfa el producto casposo-nacional televisivo, lo tendrá más complicado.

Dexter está basada en el best-seller de Jeff Lindsay "Dark Dreaming Dexter" y narra la vida, en primera persona, de un forense experto en sangre de la policía metropolitana de Miami (los municipales, que diría un castizo). Tiene una hermana, tambíen policía, y una novia cariñosa y amable . Dexter es un tipo sencillo y cordial. Un hermano que escucha y un novio que comprende, incluso un padrastro "guay" para los hijos de su novia...
Pero detrás de esa bonita imagen social se encuentra uno de los mayores psicópatas de Miami.
Su afición no es la pesca ni jugar a los bolos, como creen sus amigos, sino coleccionar muestras de sangre conseguidas de sus víctimas, a las que escoge cuidadosamente y mediante un método casi-perfecto.

Pero no, Dexter no es un psicópata más. No profesa sentimiento alguno por nadie, pero no mata a cualquiera. Él tiene un código. Un código que le ha inculcado su padre adoptivo Harry, un antíguo policía.

Todas sus actitudes y conductas son finjidas gracias a las enseñanzas de su padre adoptivo, que consiguió enseñarle una especie de código de conducta con el que poder aliviar su pasión por la sangre y ayudar al sistema judicial cuando este no funcionase. Es un código sencillo: Dexter debe encontrar a los peores y más crueles criminales que, por alguna razón, no han sido condenados. Despues de comprobar sus crímenes, debe atraparlos y... asesinarlos.
De esta forma Dexter logra satisfacer sus instintos atrofiados más primarios y le hace un bien a la ciudad.
¿Se trata de un justiciero oscuro? (Dark defender le llaman durante la 2ª temporada) ¿una especie de superhéroe extremo? Quizás fuera la única opción que tuvo Harry para canalizar el impulso asesino de Dexter...

Esta serie es enorme por varios motivos.
Se basa en un sólido guión en el que el suspense se entrelaza con maestría con la reflexión moral del protagonista que nos llega a nosotros. Los actores principales y secundarios representan con gran calidad este colage de personajes que rodean a nuestro psicópata, un Michael C. Hall al que ya se le pudo apreciar en "Six Feet Under" con un rol completamente diferente.
Desde la malhablada hermana Debra (Jennifer Carpenter), al siempre simpático Batista (David Zayas), la terrible Teniente LaGuerta (o lagarta, según les caiga), interpretada por Lauren Velez; o el impulsivo y a la vez escéptico Doakes (Erik King); sin olvidar al bizarro Masuoka (C.S. Lee). Todos ellos compañeros de Dexter en la policía de Miami.
Siento especial predilección por la novia de Dexter, Rita, intepretada con gran dulcura por Julie Benz; y por el genial James Remar intepretando al padre de Dexter, Harry (al que sólo conocemos mediante flashbacks).

Además esta serie posee algo muy perturvador. Empatizamos de tal manera con el protagonista que, sin percatarnos, podemos incluso llegar a justificar sus acciones. ¿Qué nos pasa? ¿Por qué adoptamos esa actitud condescendiente con Dexter? ¿Acaso él haría lo mismo con nosotros?

Quizás esto sea carne de otro "asado post-izo", pero se podría analizar la causa de la actitud condescendiente que adoptamos los espectadores ante personajes televisivos tan perversos como el del propio Dexter o el de Toni Soprano de "Los Soprano", etc.

En fin, mi deseo es que la serie triunfe y que llegue al gran público. Es terrible que tenga que verse doblada, ya que se pierde todo el énfasis "actorial" original. Espero que, si gusta, la gente empieze a verla subtitulada (no saben cuánto ganarán).

Ps: No se pierdan en la segunda temporada la aparición espectacular del gran Keith Carradine.
Y disfruten de la intro, en mi opinión, una de las mejores que se ha hecho para un serie en los últimos años.

Un saludo. Despido la conexión.

Meditabundo... en su mundo.

2 comments:

pcso lotto said...

Yuts, daw palagpat imo blog.

Chica del Tren said...

Si que te gusta Dexter si... yo la verdad que no he visto la serie, habra que apuntarla en la lista
see ya! take care :)