Friday, April 21, 2006

1er Capítulo: Presentación

Cuaderno de bitácora, año 20 de la nueva era crostiana.

Espero que esta carta llegue a sus manos después de muchos viajes interestelares. Si mis cálculos son correctos ahora mismo deberás estar en el año 4020 de la N.E.C.

Mediante la presente carta deseo que se preserben los datos más importantes de mi época, 4 milenios antes.

Supongo que usted ya sabrá las condiciones sociopolíticas de nuestro mundo. Sin embargo, me detendré a describir, rápidamente, las circunstancias por las que debo escribir la presente carta.

Durante más de 2000 años en el Planeta Azul asoló una de las mayores esclavitudes a las que se ha visto sumido el ser humano. En su tiempo era la esclavitud de la raza de los monoteístas. Anteriormente a esta época, en el mundo conocido se logró construir un civilización culturalmente muy avanzada y, en la que el pensamiento y la reflexión fue una de las grandes claves para su predominio. Sus únicas armas, la palabra y la discusión.

Pero había personas que no soportaban la cultura que promulgaban los sabios de esta civilización.Una serie de personas creían en una deidad, a diferencia del ateísmo de la sociedad de esa época . Esta gente lograron formar una secta que cambiaría y dominaria todo el mundo conocido. Estos individuos crearon la "Gran órden de los maestros de la única fé". A ésta órden pertenecían grandes maestros, sabios y guerreros.

La secta comenzó a crecer mediante la persuasión a personas a las que ellos denominaban "herejes" o "no creyentes" y a las que conseguían persuadir mediante engaños y trucos de salvación.
Cuando la órden consiguió ser lo suficientemente fuerte como para dominar al resto de la civilización decidió comenzar la que ellos llamaron "La guerra contra los infieles". Por la que pretendían someter su ley, la "ley sagrada" a las personas (sabios, maestros, etc) que luchaban por la primacía de la cultura y pensamiento libre de cadenas teístas.

La guerra fue rápida, no hubo mucha oposición. Los Maestros de la única fé lograron someter a toda la población de la civilización.
Pero no lograron dominar a todos los individuos.
Hubo una serie de hombres que evitaron la opresión de los "Maestros". Su única salida era huir de los territorios más píos.
Su Tierra nueva se situó a cientos de miles de kilómetros de El epicentro teísta: La temible ciudad de "Fidestis".
A su nueva tierra la llamaron "Rationas" y su epicentro se situó en una zona de pocos km de extensión. Se llamó "Meditápolis" y pronto logró crear una nueva era de la razón. Los logros de los habitantes de esta ciudad fueron infinitos.

El único problema de Meditápolis fue su inevitable clandestinidad. Debido a su peligrosa actividad cultural fue considerada una ciudad proscrita por los "Maestros de la única fé".
Este inconveniente no evitó que crearan, inventaran, idearan, reflexionaran o descubrieran cosas innovadoras que tanto ayudarían a la humanidad.

Inavitablemente, en un plácido verano del año del año 1700 de la Antigua Era Teísta; los ejércitos de la Órden lograron descubrir la situación geográfica de la tierra de Rationas. A mitad de julio de ese mismo año las tropas del ejercito enemigo bombardearon todo el territorio: destrozaron las edificaciones más preclaras de Meditápolis y mataron a miles de personas.
Todas las muertes eran en nombre de su diós...

Durante más de 300 años se creyó destruida toda raíz de pensamiento libre. "Los Maestros" habían conseguido subyugar totalmente a la población de Rationas. Uno de los maestros fundadores de la órden, y que aún vivía1700 años después, era "El Grán Otsirc" uno de los más poderosos y radicales.
Pero Otsirc creyó mal. Hubo personas que mamaron del espíritu de Rationas y que no consintieron su destrucción.
Entre ellos, uno se destacó por encima de todos los insurrectos. Este personaje luchó por la libertad de su pueblo.
Su pueblo pronto le denominó "Crosti" y con ese nombre pasó a la historia de la humanidad.

Su lucha sirvió de ejemplo a muchos de los que, aún hoy en día, aprendimos a convatir la ignorancia y la hipocresía.

Hoy, 20 años despues de su muerte a manos del ejército pío, la ciudad de Meditápolis sigue existiendo. Hoy en día ya no forma parte de unas tierras. Meditápolis es, actualmente, una estación espacial, que existe lejos de las garras de Otsirc y sus semejantes.

Mi nombre es Susano. Mi responsabilidad dentro de Meditápolis es el compilar y redactar todos los hechos que ocurrieron, ocurren y ocurrirán en todo el mundo. Mi deber es comentar todo lo denominado "freak" del mundo.

Sin otro particular.
Espero que esto no caiga en el olvido.

Susano (Meditabundo)

3 comments:

destructor said...

crosti forever

Danru said...

susano Vs cristo (digooo otsirc)
Espero la siguiente entrega para YA.
muaak

Anonymous said...

Y? Si que se toma tiempo el recopilador. Tal vez debería ir un poco más hacia el futuro y traérse hecho lo que va a escribir!